Ya basta

Ya basta

Ya basta de culpar de todo al Gobierno, es válido reconocer que el Gobierno es pieza fundamental en el desarrollo de nuestro Estado, pero éste no lo conforma sólo el “Gobierno”. Cada uno de nosotros con plena voluntad de nuestros actos decidimos quienes dirigen el rumbo de nuestro Estado, pero a la par hay que colaborar para que el esfuerzo que realiza el Gobierno rinda los frutos necesarios.

Es demasiado sencillo sentarse y esperar que el Gobierno solucione todos nuestros problemas, al grado de imaginar que nos den la comida en la boca. Esto definitivamente implica que permanezcamos en la misma situación durante el mismo tiempo que lo hagamos sentados.

Debemos tomar conciencia de nuestros actos y acciones y comenzar por cambiar nuestros malos hábitos, desde dar los buenos días al vecino, a nuestros compañeros de trabajo, al señor que realiza la limpieza, el evitar tirar basura en la calle o aconsejar que la gente no lo haga, tantas y tantas cosas podemos corregir, pero al contrario, nos cerramos ante la presencia fría e iracunda de la necedad.

Hoy debes decir “Ya basta” y dar un jalón al timón de tu barco para encausar un nuevo rumbo:

  • Deja de tirar basura en la calle y no permitas que la gente continúe haciéndolo. Y si lo hacen oriéntalos, que en ti no quede el deseo de mejora.
  • No excedas tus parámetros de comunicación, si la información que vas a retransmitir no te genera beneficio alguno y por el contrario podría perjudicar a un tercero, evítala, que caso tiene.
  • Continua preparándote, no sólo la gente apadrinada puede conseguir mejores oportunidades de trabajo. Los profesionistas trabajadores, honestos y con principios recorren un camino más lento y empedrado, pero con mucho mayores satisfacciones, solidez y aprendizaje. Y si la oportunidad no llega, genérala.
  • Aporta (siempre hay que dar, no esperes sólo recibir) nuevas ideas, emprende, arriesga, no permitas que tu zona de confort se adueñe de tus deseos por crecer, aleja de ti la mediocridad a toda costa.
    Tu Estado no es el mundo, es sólo una mínima fracción de las enormes posibilidades que te ofrece el planeta entero. Siempre hay posibilidades de elaborar proyectos, generar recursos, descargar oportunidades y demostrar que desde esta pequeña porción del planeta (tu Estado) y en muchos casos sin la ayuda de alguien, puedes hacer cosas enormes.
  • Hoy puedes ayudar al compañero de a lado sin esperar nada cambio.
  • Ponte la camiseta. Si trabajas para una empresa o el gobierno comprométete al 100% y aporta un 10% más. Es el mejor mecanismo para continuar creciendo.

1 comentario en “Ya basta”

  1. Tienes razón en lo que dices, aunque yo lo llevo más allá todavía: es parte de que la gente delega todas sus responsabilidades a las “autoridades superiores”, llámese gobierno, presidente, Dios, el diablo, etc…cuántas veces no escuchamos “el diablo me hizo hacerlo” o “me voy a encomendar a Dios”, y yo lo que digo es ¡NI MADRES! es TU responsabilidad hacer las cosas, es TU responsabilidad ver que todo alrededor de tu vida funcione, tuya y de nadie más.

    Si nos hiciéramos cargo de nosotros mismos más eficientemente las cosas mejorarían mucho.

Deja un comentario