No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola

No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola

Sin temor a equivocarme, la simplicidad de la palabra enardece la capacidad de reflexión del hombre y alimenta el espíritu de quien se siente hastiado de comer lo mismo.

Comparto esta reflexión que me hizo llegar un amigo, espero la disfruten.

Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo.

El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona.

Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se  convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso, mi querido amigo, es el fin de cualquier nación.

“No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”.

Dr. Adrian Rogers, 1931
Pastor americano


1 comentario en “No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”

  1. Esta es una de las frases más fuertes del individualismo, y en su sencillez encierra una terrible trampa.

    1- Toma a los derechos como absolutos, cuando estos son relativos entre si.
    2- Privilegia el derecho más elevado de unos en detrimento de los derechos más básicos de otros.
    3- Si lo más sagrado es el trabajo de unos, y el estado solo puede obtener recursos tomándolos de unos para volcarlos a la sociedad entera, entonces el estado no deberia existir, ni los impuestos.

    En fin es solo una justificación hiper simplista del egoismo.

Deja un comentario