Por qué no somos productivos

Definitivamente cada persona es un mundo y si comparamos nuestro país respecto a otros, la diferencia puede resultar abismal. Las diferencias entre unos y otros son muy evidentes y enfocándonos en el plano empresarial, en lo concerniente a la productividad las diferencias son realmente marcadas: para muestra un botón; Deslucido el desempeño en productividad de México, este es un artículo interesante y que puede enfatizar un poco lo que digo, otro artículo que nos presenta una cruda realidad a través de los números, es el de Productividad laboral en México, a la baja.

Intentando desenredar de mi mente lo que considero entorpece nuestra productividad, se me ocurre dividirlo en tres vertientes: educación, actitud y religión.

Leer másPor qué no somos productivos

La vida inútil de un trabajador

Cuántas veces al vernos al espejo y preguntarnos ¿Qué hago en este trabajo?, sólo hemos encontrado un silencio ensordecedor.

El promedio de vida de un hombre es 73 años y comúnmente comienza a trabajar a los 17 ó 18 años retirándose en la mayoría de los casos a los 60, esto nos deja aproximadamente 42 años laborales en los cuales pasas un tercio del día fuera del hogar, estos años representan el 60% de una vida. Este escenario me lleva a pensar en la idea de que muchas de las frustraciones, enojos y apatía de los hombres provienen de un factor común, no haber encontrado el sitio idóneo para desarrollarse profesionalmente, en términos llanos para trabajar en lo que le gusta y desea.

Leer másLa vida inútil de un trabajador

Para un amigo especial

Es difícil tener amigos, sobre todo cuando el significado lo describe como aquel individuo que te ofrece un afecto desinteresado, brindándote su apoyo en las buenas y malas situaciones de la vida y sobre todo que no te pide nada a cambio.

La amistad generalmente es forjada con el paso del tiempo, juez imparcial que dicta resolución a favor de ambas partes para mantener la estreches en el lazo que los une. Hoy en día es mucho más fácil encontrar la famosa aguja perdida en el pajar que encontrar un amigo.

Leer másPara un amigo especial

Los patos hacen bulla…las águilas vuelan

Posiblemente hayan escuchado del Doctor Wayne W. Dyer con el libro tus zonas erróneas, desde mi punto de vista de los pocos autores de libros de autoyuda realmente serios, el texto siguiente me lo envío un amigo, es de Dyer y me parece una excelente lectura para reflexionar, disfrútenlo.

Nadie puede hacer que usted preste un buen servicio a sus clientes… esto porque un buen servicio es una alternativa.

Harvey Mackay nos cuenta una maravillosa historia acerca de un taxista que prueba este punto.

Él estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acercó, lo primero que Harvey notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chófer muy bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salió del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi a Harvey.

Leer másLos patos hacen bulla…las águilas vuelan

Qué celular tienes

La Sección Vida! ( del periódico dominicano) trajo un artículo del servicio de noticias del New York Times, quizá pasado por alto por algunos lectores, pero merecedor de una discusión seria en las aulas y fuera de ellas: “Son motivo de vergüenza celulares sencillos; comparan equipos con símbolos de estatus tradicionales”.

El texto cuenta la experiencia de Chris Glionna, supervisor de restaurantes de una conocida compañía, con su viejo celular. Como el teléfono le daba el servicio necesario, no le preocupaba que estuviera fuera de moda. Pero… (siempre hay un pero) sus colegas lo molestaban y se burlaban cuando extraía su “pisapapeles” del maletín. Llegó a sentirse tan avergonzado que hace un par de meses lo cambió por un BlackBerry.

Leer másQué celular tienes

¿Estás seguro de que percibes la belleza en el mundo?

Lugar: estación del metro en Washington; fecha: una mañana de enero en el 2007: un hombre con un violín llega, se instala y empieza a tocar seis piezas de Bach por espacio de 45 minutos; durante ese tiempo, aproximadamente 2,000 personas pasan por la estación, la mayoría se dirige a su trabajo. Un recuento de los que se pararon a ver al violinista va más o menos así:

A los 3 minutos: una persona se percató de que había un músico; caminó más despacio por un momento y luego apresuró el paso de nuevo.

A los 4 minutos: el violinista recibe su primer dólar. La persona que lo regaló lo tira en un sombrero, y sigue caminando sin parar.

Leer más¿Estás seguro de que percibes la belleza en el mundo?