¿Cuántas veces nos hemos detenido a pensar porque no logramos conseguir nuestras metas?

Esto suele suceder comúnmente. Es por ello que aquí te dejo esta pequeña lista que podría serte de utilidad para conseguirlas:

Define tus metas
Si estás por comenzar un proyecto o quieres fijarte un propósito, lo primordial es tener muy claro el objetivo en tu mente. Una muy útil estrategia es escribir las metas, ya sea en papel o en un medio electrónico para que visualmente puedas revisarlas y detallarlas correctamente, asimismo te servirá como bitácora para recordarlas más adelante. categoriza adecuadamente tus metas, es decir establece etiquetas como la personal, profesional, familiar, etc., y en cada una de ellas podrás establecer las metas u objetivos que deseas lograr.

Prioriza
Al utilizar la estrategia de escribir tus metas seguramente surgirán muchas ideas. Es importante que exista claridad en cada una, que vayas pensando lo que necesitarás para lograrlas, si son metas viables y si realmente los resultados de estas son importantes para ti. El siguiente paso será evaluar cada una de las metas para definir cuáles son importantes y cuáles urgentes. Una forma correcta es realizar comparaciones de unas con otras para ir depurando la lista y obtener la que finalmente será tu lista final de metas.

Haz que las cosas se muevan
Con la lista en mano tendrás que reunir los elementos y recursos necesarios para lograr estas metas. Organiza tu tiempo, revisa tus finanzas, habla con las personas indicadas, visitas los lugares correctos, entre muchas otras cosas. Esto puede parecer complicado pero no lo es. El proceso para hacer que las cosas se muevan consiste en ser proactivo e ir en busca de las cosas necesarias para que tus metas se cumplan. Esto quiere decir que sentado en tu casa o en la oficina definiendo sólo metas, difícilmente las conseguirás, hay que hablar con las personas correctas, leer los libros acertados, invertir en las áreas necesarias, en fin todo lo indispensable.

Evaluación y control
Todo lo que hagas y pretendas hacer necesita forzosamente tener un control, este proceso será el que te permitirá estar al tanto de si vas por el camino correcto para lograr tu meta o no. Para la evaluación y control de cada una de metas es importante definir los mecanismos de evaluación, es decir si tu meta es viajar, de acuerdo a los recursos y actividades que requieras para poder lograrlo deberás ir monitoreando tu avance estableciendo parámetros en una línea de tiempo que te permitan conocer si el rumbo que llevas es el acertado para concretar tu meta. Esto te dará las opciones necesarias para apretar la marcha y lograr tu meta.

Persiste
La perseverancia es la acción de mantener el rumbo fijo, sin cambios. Es común que algunas de nuestras metas presenten ciertos obstáculos que pudieran complicar su conclusión. Es por ello que la persistencia es un elemento fundamental para la consecución de nuestros objetivos. Un hábito que puede ayudarnos mucho es el de afilar cierra antes de usarla; la analogía de esto muy sencilla, si un leñador se pusiera a cortar un árbol con su hacha sin afilar pasaría muchas horas y con mucho esfuerzo para lograr su objetivo y queda la incertidumbre de que realmente pudiera lograrlo. Lo mismo sucede con nuestras metas, si no estamos preparados correctamente para realizarlas difícilmente lo lograremos.

Hoy lograré mis metas
Etiquetado en:                

Un pensamiento en “Hoy lograré mis metas

  • junio 30, 2009 a las 10:46 am
    Enlace permanente

    Hay una frase muy famosa de Winston Churchill que tiene que ver con el último punto: “Cuando estés pasando por un infierno, sigue avanzando.” Muchas de las metas que nos planteamos tienen que ver con situaciones difíciles, como bajar de peso, salir de una deuda fuerte, brincar una depresión, etc., y es fácil quedarse a medias, pero hacer un esfuerzo y seguir hacia adelante puede tener buenos frutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *