Cuántas veces no quisieras correr el auto a todo lo que da. Tocar la guitarra tan melodiosamente como muchos músicos. Terminar ese juego de video con la mejor puntuación. Dice Maxwell que una persona capaz y competente hace lo que hace bien. ¿Te has percatado de hacer algo bien hasta el punto de ser altamente competente en eso? ¿Tus colaboradores o gente de tu equipo pueden depender de ti al grado de dar todo lo que puedan con el objetivo de contribuir al éxito del grupo? De no ser así, algo anda mal. Posiblemente necesites concentrarte mejor, desarrollar tus habilidades y hacer lo que mejor sabes, bien.

Además sabes la cantidad de tiempo que se pierde al no tener afilada la sierra. Si por un momento intercambias la moneda con la que compras las cosas por tiempo notarías lo interesante que puede resultar esto. Pongamos un ejemplo: Una maestría puede costar alrededor de 120 mil pesos, en términos de tiempo son aproximadamente 2.5 años. Dependiendo de tus objetivos y metas profesionales sabrás si la inversión (para algunos considerada como gasto) de 2.5 años realmente lo vale.

Se me ocurren algunas cosas que pudieran servirte para enfocarte correctamente y ser competente:

  • Especialización: Elige un área de aplicación para tus habilidades y conocimientos. No quieras hacerlo todo, no existen los todologos. Algo importante es que unas habilidades, conocimientos, intereses, oportunidades y satisfacción por lo que haces.
  • Ejecuta: La mayoría de las personas se quedan  en ideas y cientos de ellas en algunos casos. Lo importante es realizarlas y para esto tienes que evaluar las que realmente son viables. Puedes reunirte con tu equipo de trabajo y revisar pros y contras para definir la que realmente debe realizar.
  • 10% extra: Muchas de las personas no dan su mayor esfuerzo en sus trabajos. Hay que generar el hábito del segundo esfuerzo, de añadir valor a nuestro trabajo y esto podemos conseguirlo atendiendo los detalles. Aquellas pequeñas cosas que dejamos de hacer o que omitimos pueden ser el valor agregado al producto de nuestro esfuerzo laboral.
Desarrolla tu capacidad y competencia
Etiquetado en:        

Un pensamiento en “Desarrolla tu capacidad y competencia

  • agosto 23, 2010 a las 9:50 pm
    Enlace permanente

    Nadie comento nada o nadie lo leyó?
    Muy buen punto, yo agregaría que al diferencia entre excelencia y mediocridad es solo un poco, el mediocre hace un poco menos de lo que se le indica y el excelente hace un poco mas de lo que se la indica, creo que el 10% es suficiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *