Una de las tantas frases míticas de la saga del Padrino. La obra cumbre de Mario Puzzo.

El libro es insuperable con respecto al tema que trata pero la película es todo un arte ya que fue transcrita cuadro a cuadro de la obra literaria, lo cual no es común en el medio cinematográfico.

El Padrino nos muestra lo que era la mafia siciliana describiendo ficticiamente a una familia de Italia “Los Corleone”. El enorme poder que tenían estas familias y el crecimiento que tuvieron en los Estados Unidos.

Muchos recordaremos al Padrino decir “Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar”. Sólo con recordarla puede sentirse la fuerza y poder de quien la mencionaba, un Don de la Cosa Nostra.

Nada era imposible para Don Vito, como lo dice en su frase “Es difícil, pero no imposible”.

La historia inicia con la búsqueda vehemente de un niño por transformar su vida, Vito Corleone, con el deseo de realizar el clamado sueño americano. Su crecimiento e iniciación en un mundo complejo, en donde el más fuerte, inteligente, calculador y sobre todo con agallas para hacer lo que sea lo pueden llevar a tener el poder.

Vito Corleone logra ser jefe de una de las cinco familias que ejercían el mando de la Cosa Nostra en Nueva York en los años 40. Quien al morir deberá ceder el poder a uno de sus hijos.

Una película repleta de detalles, iniciando con la boda a donde acuden a pedirle favores a Don Vito, pasando por las recetas culinarias del mismo Corleone, el viaje a cuba viendo a los rebeldes con Fidel ganar la batalla, el nombramiento por la Iglesia Católica para  Michael Corleone quien busca limpiar el nombre de la familia y muchos otros más.

Actores de primer nivel, Robert de Niro, Al Pacino, Marlon Brando, Robert Duvall, Talia Shire, música exquisita de Nino Rota y una dirección excepcional de Coppola involucrando algunos familiares como actores como lo fue su hija.

Son películas que obligatoriamente tienes que ver  “y no me digas que no quisieras, insultarías mi inteligencia, y eso créeme que no me divierte”.

“Bonasera, Bonasera, ¿Qué he hecho para que me trates con tan poco respeto?”
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *